Suzuki Splash: la guerra de los clones


suzuki-splash-1.jpg
La escena parecía extraída de una película tragicómica. Un buen hombre se acercaba a su auto estacionado plácidamente sobre la avenida. Llave en mano no podía salir de su asombro al ver a su auto clonado casi sin piedad.
El suyo, un flamante Suzuki Splash. El otro, un envidioso Opel Agila. Un clon.
De no haberlo advertido podría haberse llevado tranquilamente un vehículo ajeno y quedar como un vulgar ladrón. Pero la providencia le hizo notar la diferencia. En la parrilla, sólo en la parrilla, había una diferencia. Un logo de Suzuki y otro de Opel. Sólo eso y nada más que eso.
Es que en estos tiempos que corren no sólo vemos autos algo impersonales, sino también estamos asistiendo a una verdadera lucha sin cuartel por la reducción de costos.
Y éste es el caso en particular del Suzuki Splash y el Opel Agila. Dos autos clonados, de idéntico diseño y calcada factura que resultan de un desarrollo en colaboración por partes iguales de ambas empresas.
La ecuación es simple: se diseña, se desarrolla y se pone en línea de producción un auto que le permite a las dos marcas posicionarse en el segmento deseado y encima, reduciendo sensiblemente los costos. Tan simple como efectivo.
Esta metodología no es exclusiva de Suzuki y Opel. Lo mismo ha sido implementado por Toyota, Chevrolet, Citroën y Peugeot.
De todas maneras y aunque esto sea moneda corriente en los días que vivimos, no me resulta cómodo y no me acostumbro a esto de ver autos clones con distinto logo.

suzuki-splash-2.jpg
Algunos datos.
La motorización del auto viene en dos versiones nafteras de 1.0 litros y 65 CV y 1.2 litros con 86 CV, más una diesel, también de 1.2 litros y 86 CV.
En todos los casos la caja es manual de 5 velocidades, con la excepeción de una versión automática para el 1.2 litros naftero.

Cuestión de fidelidad.
La fidelidad de los usuarios está dirigida por lo general a la marca, es cierto, pero qué importante es conducir un auto que sabemos único e irrepetible. Esa misma sensación satisfactoria no se puede experimentar, claro está, por lo expresado en el Suzuki Splash y en el Opel Agira.


>> Siguiente Coches 2.0 >>


Fotos del Articulo en tamaño completo


Autor: Marcelo el 21/09/2007

Publica tu comentario: