Renault 12 PS Edition 2008


renault-12-1.jpg

Hoy he decidido proponerles algo así como un juego, un momento para distenderse y a sabiendas de que sólo se trata de eso (un juego) tratar de ocuparnos de un auto que ha nacido pura y exclusivamente de mi imaginación y que ha sido un verdadero ícono del parque automotor de la República Argentina en décadas pasadas.

No se si alguna vez les he comentado mi fanatismo por el Renault 12. Por si no lo hice, ahora se los estoy diciendo: el Renault 12 es tal vez el auto que más quiero y, aunque suene fuera de lugar y de tiempo, también es uno de esos coches que más me han gustado siempre.

Es imposible para mí separarse de este auto de la marca del rombo. Mi niñez fue inmensamente felíz y el Renault 12 tuvo su gran cuota parte en esos momentos inolvidables. Mi padre compró uno 0 km. ni bien estuvo disponible en el mercado automotríz argentino en 1971 (su motor tenía la placa identificatoria con el número 2) y de ahí en más mi enamoramiento con el auto fue creciendo hasta límites insospechados. Agrego un dato más, el día que mi padre vendió el auto y el nuevo (y afortunado) dueño se lo llevó no pude evitar llorar. Sinceramente.

De ahí mi gran pasión y mi inconmensurable amor por este auto. Y de ahí la idea de poder ver alguna vez una versión moderna del auto de mis amores.

Como esa posibilidad está bastante lejana (por lo menos eso creo) por ahora, decidí hacerlo yo mismo y esto en definitiva terminó en la imagen que encabeza esta nota. En un alarde de imaginación y creatividad decidí bautizar a esta renovada versión como Renault 12 PS Edition 2008. Y ustedes se preguntarán ¿y esto cómo se come? Pues bien, no tengo respuesta, tan solo les dejo estas dos imágenes que muestran a la versión original del Renault 12 y a la otra, la que no es real... la que ha salido de mi mente y mis deseos.

El secreto está en el nombre que le he dado: Renault 12 PS Edition. Como te podrás imaginar lo de “PS” es por lo de PhotoShop... que ha sido una suerte de taller virtual para poder lograr esta versión del siglo XXI de mi querido R12.

Es que con el PhotoShop casi no existen los límites y ahí está mi propia versión, esa que siempre quise ver por las calles de mi ciudad. Este Renault 12 presenta algunos cambios bastante notorios respecto del original (segunda foto de la nota) y al mismo tiempo sigue conservando muchos elementos (las dimensiones y la forma de la carrocería en general) que de manera intencional decidí conservar.

La trompa está definitivamente inspirada en un Renault Megane de los más nuevos y a juzgar por lo que he conseguido no le sienta para nada mal al coche. En la trompa también decidí conservar esas rejillas tan características justo por debajo del rombo en la parrilla y al mismo tiempo utilicé las luces bicolor (levemente deformadas) que se ubicaban por debajo de los focos delanteros.

Terminando con el sector frontal es importante notar que esa especie de spoiler levemente insinuado ubicado por debajo del paragolpes también se une con la entrada del guardabarros delantero de una manera que rememora notablemente a las formas del modelo original.

Por lo demás, todo está a la vista. Unas llantas bien al estilo Clío (al igual que la bagueta que cruza las puertas), algún que otro retoque en las ventanillas y el nuevo Renault 12 del siglo XXI habrá quedado listo para rodar otra vez.

Dicen que soñar no cuesta nada y puedo asegurarles que es así. Y si no, fíjense... acabo de crear el auto de mis sueños en versión 2.008. Y si fue de su agrado, prometo entonces hacer lo mismo con otros autos también.


>> Siguiente Coches 2.0 >>


Fotos del Articulo en tamaño completo


Autor: Marcelo el 08/05/2008

Publica tu comentario: