Mercedes Benz Clase G GoldStorm: dorado como el sol